FUCAVI

Fundación Universitaria por la Calidad de Vida

Cuando decidimos crear nuestra fundación, partimos de hacernos dos preguntas:

¿Hasta cuándo creeremos que las únicas salidas de las crisis personales y sociales son, la emergencia y la improvisación?

¿Cuándo comenzaremos un gestionar ético y plural en serio, con todos los otros, para que nos muestren y les mostremos cuáles son otras opciones posibles que tienen y tenemos?

Estamos persuadidos de que lo que sucede en Argentina, lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie

Necesitamos un giro inmediato hacia la equidad y el bien común, enmarcada en una economía realmente colaborativa. Habitar e invitar a habitar las nuevas competencias de liderazgo que tengan que ver con el ganar ganar. Para eso necesitamos ensamblarnos, vivir desde ya ese futuro más justo que soñamos. Ya es tarde para prever el futuro. El futuro ya llegó y es una gran oportunidad de tomar consciencia.

El futuro tecnificado ya llegó

Nos referimos por ejemplo, a productos relativamente aislados por ahora, pero ya llegaron. Los robots en Japón no solo reemplazan a los seres humanos en las plantas automotrices, sino en todo tipo de servicios. Por otro lado, a nivel humano de las nuevas generaciones, estimamos que los llamados milennians cubrirán en menos de siete años el setenta y cinco por ciento de los cargos directivos a los que, seguramente, impondrán su manera tan imprevisible de ver el mundo.

Además, las tecnologías de mayor impacto están cubriendo las áreas de la información y la comunicación. Se habla de disrupción creativa, de dilema innovador. Hay gente que tiene ideas nuevas, otros que saben venderlas para que haya inversores y así mismo otros que de alguna manera extraña o intuitiva conocen las tendencias, hacia dónde va la cosa y que nos hace ver lindo lo nuevo. Hay invenciones tecnológicas increíbles como una billetera que empieza a gritar “me robaron” cuando alguien la aleja del bolsillo de su dueño. Es el nuevo modelo de computación ubicua. Así como la electricidad hoy la tenemos dentro de la piel, sin ya darnos cuenta de cuanto actúa en nuestra vida, la computación está empezando a ser invisible para todos.

Cuántos motores eléctricos usas diariamente en tu vida?

El del auto, la máquina de afeitar, la cafetera, los vidrios del auto, etc. Usamos más de setenta diariamente sin ser conscientes de ellos. Lo mismo pasará con la computación. Se hará transparente y de maneras insospechadas diez años atrás: La empresa Alí Baba, que es la que más vende en el mundo, no tiene stock propio. Uber que es quien más transporta en el mundo, no tiene autos propios. De Facebook ni hablar.  Se fabrican relojes para gente mayor que comunican sus caídas a sus parientes, stickers que monitorean el flujo sanguíneo de los cardíacos, píldoras que se introducen en el estómago de enfermos críticos, sensores en los autos que indican cuanto de buenos somos manejando y eso nos permite ahorrar en las primas de los seguros, y tantas cosas por el estilo. Quienes conocen lo que se hace en la Singularity University saben de qué hablamos. Y por qué no llevar eso a la prevención de accidentes, por ejemplo, con detectores de accidentes de máquinas donde hay hombres trabajando en la construcción.

Necesitamos detectar el momento correcto para incorporar cada tecnología, como las que proveen nuevas energías alternativas, las maneras innovadoras de paliar el sufrimiento humano y las que aporta el coaching ontológico, como tecnología de inter relacionamiento humano de alta eficacia, si queremos ponerlas al servicio de todos y no solo de minorías selectas dominantes. Tomar las nuevas posibilidades tecnológicas duras y blandas y acoplarlas a las organizaciones para que sirvan a todos. Ser hombres y mujeres “puentes” entre los avances y la utilización social.

¿Qué podemos hacer distinto a lo que venimos haciendo, algo realmente nuevo, por ejemplo en el mundo de la solidaridad, lo alternativo y el coaching?

Se nos ocurre socializarlo, llevarlo a mucha gente. Queremos que la gente desarrolle una curiosidad por esto temas, pero no cualquier curiosidad: una curiosidad específica. Que irrumpa y rompa los moldes tradicionales de acceso a estas temáticas y contribuya a un cambio mental general en el país.

Recordamos esa maldición china que dice: Ojalá te toque vivir en tiempos interesantes. Hagamos interesante nuestro tiempo de vida. Veamos lo que tiene interesante nuestra vida actual, sus grandes desafíos. No son solo tecnológicos, son mayoritariamente ecológicos y sociales:

La acumulación desmesurada de basura sin reciclar, la falta de energía y su encarecimiento a niveles que imposibilitan su acceso a los más pobres, los problemas con el agua, el problema de la pobreza, la alimentación y la falta de educación profunda, entre otros.

Mientras en lo tecnológico vamos avanzando, en lo social crece la inequidad. Vemos ciudades con miles de viviendas desocupadas porque no hay quienes puedan pagar el costo del alquiler y al mismo tiempo, miles de personas viviendo en la calle.

Necesitamos formar nuevos líderes sociales, gremiales y políticos, para llevar adelante soluciones a los temas cruciales.

Uno de ellos es el de la basura. Vivimos rodeados de basura porque fabricamos productos descartables en vez de fabricar productos que duren de la cuna hasta el final de la vida y más aún. El concepto de basura es cultural. Es una cuestión humana. La naturaleza no produce basura. Recicla todo. Nosotros también debemos reciclar todo.

También la explosión de las comunicaciones digitales trajo transparencia al mundo porque lo que ocultan las emisoras tendenciosas, igual aparece en Facebook traído por otros. Un ejemplo es la aparición de ese niño sirio en la orilla del mar que ningún medio había mostrado hasta que salió en Facebook y no tuvieron más remedio que reconocer la terrible tragedia de los emigrados por la guerra contra los países pobres con petróleo. La gente común está viendo que es más conveniente ser transparente, sincero en las noticias, aunque todavía las principales empresas no lo tomen totalmente e cuenta.

El otro tema candente, el de la sustentabilidad, es imposible solucionarlo unilateralmente. Los ambientalistas solos no pueden. Las empresas deben integrarse, ser también parte de la solución. Necesitamos rediseñar el paradigma en que estamos viviendo el medio ambiente. Necesitamos diálogos que permitan coordinar acciones mediante conversaciones poderosas para lograr soluciones integrales, para articular a todos los involucrados y no poniendo parches.

Desde los años sesenta las empresas vienen hablando e implementando algunas acciones de responsabilidad social empresaria. La RSE sería como ser buenos vecinos de la comunidad empresarial. Pero necesitamos ir por más. Generar, entre todos, un negocio sustentable con todo lo desechable. Estamos frente a una gran oportunidad de negocios que los líderes podemos difundir en el mundo. Pasar del paradigma compensatorio de la RSE al paradigma generativo que implica creación de valor compartido entre la sociedad civil, las empresas y los gobiernos. Enseñemos a construir un bien común que a todos conviene: El bienestar del pueblo y la grandeza de cada país y del mundo. Aunque algunos piensen que el tema de la sustentabilidad no está instalado en la gente, que no le importa, porque su preocupación es la subsistencia, Sí les importa. Ya la gente empieza como consumidor a elegir comprarle a las empresas que respetan el medio ambiente, que tienen un propósito corporativo de ayudar a hacer una diferencia positiva y favorable en las comunidades donde obtienen sus ganancias. Queremos salir de la obligación de la sustentabilidad al deseo de tenerla.

Conocemos un movimiento juvenil global llamado Aspirationals. Dicen que debemos pensar y luego consumir. Constituyen una nueva generación digital y sustentable. Nativos digitales y nativos sustentables.El cambio es ahora. Debemos sacrificar algunos hábitos viejos y algunos egoísmos, si queremos una Tierra que perdure, pero con la raza humana adentro. Y esos jóvenes dicen que el cambio no depende solo de ellos. Las empresas deben contribuir. Debemos hacerlo entre todos. Y las nuevas generaciones lo van a exigir o dejarán de comprar a las empresas depredadoras del medio ambiente. Buscan una fertilización cruzada.

Y nosotros como fundación estamos dispuestos a aportar nuestro granito de arena, preparando a la juventud y a los adultos conscientes, en competencias blandas para ser agentes del cambio. Buscamos que se alineen las cadenas de valor para que podamos crear hábitos positivos. La sustentabilidad será la plataforma de la innovación. Crear valor compartido. Tener un propósito que conecte a las personas en forma auténtica. Generar ideas de ayuda que sean a la vez rentables. Y lo haremos en tres dimensiones del desarrollo humano: la capacitación, la investigación y la acción social.

¿Sabían que cuando alguien compra un iluminador llamado “Solar for Siria”, al poco tiempo, a una familia refugiada le llega uno igual al tuyo? Es el sistema “Compras uno y das uno” ¿Conocen acaso ese tipo de zapatos que al caminar generan energía para su batería interna y sirven para iluminar en sectores sin electricidad de países emergentes?

Contribuyamos a crear o re crear negocios inclusivos, para terminar con la exclusión y la desigualdad espeluznante. Crear empresas con propósitos transformacionales masivos para que todas las personas tengan mejores vidas. La desigualdad y la pobreza extrema no son solo problemas morales o político económicos. Implican riesgos de potenciales guerras y enfrentamientos sin fin. Sin justicia social nunca habrá paz social. Asumimos nuestro liderazgo desde nuestra fundación difundiendo algunas nuevas maneras de ayudar en el mundo, entre ellas el coaching otológico. Dejamos de echarle la culpa a los otros, a los de antes, a los de afuera, etc. Queremos ser responsables. Tenemos esos altos ideales por misión y luego creamos instituciones y organizaciones para cumplirla. Todo está orientado a reducir la pobreza y a crear empleo mediante la capacitación y el apoyo oportuno a quienes no están preparados para ocupar un lugar relevante en la sociedad, tomando todas las ideas que contribuyan a esto, distinguiendo diferentes modos creativos e innovadores de llevarlas a la práctica.

En el tema específico del coaching ontológico queremos llevarlo a muchísima gente, ofreciendo cursos de formación en distintas temáticas como coaching para dirigentes políticos, para directivos de empresas familiares, para deportistas y entrenadores deportivos, para gestionadores de ONGs. Y grupos sociales, para asociaciones gremiales, para mejorar la higiene y seguridad en el trabajo, para implementar la calidad ambiental, para marketing en redes sociales, para educadores y pedagogos, para terapeutas, para ejecutivos de organizaciones, etc.

Y sobre todo, revalorizamos la palabra GRATITUD. Porque quien siente gratitud quiere devolver con amor y generosidad algo de lo que la vida le está dando. Y con eso ya alcanza para ir cambiando juntos al mundo. La unión hace la fuerza. Generemos un triunfo de todos para todos.

Próximas Actividades

Todos los miércoles de diciembre 2017 de 20 a 22 hs. reunión de equipos de trabajo en sedes CABA y Córdoba.

Todos los miércoles y viernes de febrero de 2018, de 20 a 22 hs., talleres gratuitos de coaching organizacional, dictados por Masters Coaches de Nivel Internacional, en sede Córdoba.

Todos los sábados de febrero, de 10 12 hs., talleres gratuitos de coaching organizacional, dictados por Masters Coaches de Nivel Internacional, en sede CABA.

Inscripción previa: info@fucavi.com o al 351 5574702.